lunes, 9 de noviembre de 2009

yo sueño, tú cumples


                                           


Quedé atrapada de pronto en brazos que no eran míos, mientras cada palabra articulada era una saeta filuda que se clavaba en mi mente.


Se abrió la puerta y él me amó sin contrición, sin medida.
Llevando a cabo cada idea dormida, cada fantasía loca...

Le pedí que me cepille el pelo y me lo enredó.

Jugamos con los ojos entrecerrados , descosiendo nuestras mentes. En cada movimiento de su cuerpo yo esperaba la muerte 



Despuésdespertamosenelmediodeunabrazo,
enelpináculodeunárbol,
desnudos,desquiciadosydesvergonzados.

3 comentarios:

Jair dijo...

Escribeme si quieres y si no... tambien. SALUDOS espero te interese mi blog.

sueño dijo...

Es muy bonito.
me ha gustado.

;)
un saludo.

B. dijo...

La pequeña muerte, como dicen los franceses...
Me gustó mucho.