miércoles, 18 de noviembre de 2009



18/11

Anoche volví a soñar. Me asusté, en efecto. Mis sueños suelen llenarme de pánico frío, se pegan como la neblina, se adhieren a mi piel, me infectan, me obligan a despertar sobresaltada en medio de la noche. Era un árbol, lo recuerdo muy bien. Tenía un rostro lleno de pliegues de madera y podía mover los labios y articular palabras. Su voz era gruesa y siniestra. Abrió la boca y comenzó a contar una historia. No me atrevo a relatarla, mucho menos aquí.
Estoy sola en mi casa. SOLA. Sola, de nuevo sola, aburridísima. Hay muchas cosas que una puede hacer si no hay nadie viéndola.  No tengo puchos ni dulces. Había olvidado lo que era estar en mi habitación, echada en mi cama escribiendo. Echarme en el suelo y mirar el techo. Mirar por la ventana los árboles y los cactus, los rosales. Mi casa está llena de secretos. Me gusta fantasear con cada rincón, con cada canción.

lunes, 9 de noviembre de 2009

yo sueño, tú cumples


                                           


Quedé atrapada de pronto en brazos que no eran míos, mientras cada palabra articulada era una saeta filuda que se clavaba en mi mente.


Se abrió la puerta y él me amó sin contrición, sin medida.
Llevando a cabo cada idea dormida, cada fantasía loca...

Le pedí que me cepille el pelo y me lo enredó.

Jugamos con los ojos entrecerrados , descosiendo nuestras mentes. En cada movimiento de su cuerpo yo esperaba la muerte 



Despuésdespertamosenelmediodeunabrazo,
enelpináculodeunárbol,
desnudos,desquiciadosydesvergonzados.