sábado, 22 de agosto de 2009

risa restringida


20

Busco indicios de sangre, rastros, bultos. Algo raro en mi anatomía, algo que delate mis travesuras y delirios. A menudo me atormento con pensamientos macabros, y caigo en la cuenta de que las cosas se salieron de control. Es decir, fui yo quien se descontroló, y no importó nada, pero qué puedo hacer, caramba. Me dejé seducir, me fundí en un beso, embriaguez violeta, estridente fulgor. Me extravié. Entonces cerré las cortinaz azules de una habitación y tiré piedritas al vacío, miré cómo se perdían, iracundas, resignadas. Y terminé por lanzarme con ellas, demente, colérica, dispuesta.

3 comentarios:

sueño dijo...

Disfruta el momento y ya se vera.

un beso.

Mariposa_de_papel dijo...

Vaya me he llevado una gran sorpresa en tu blog realmente tienes mucho talento para plasmar tus sentimientos en palabras, espero que sigas comparitendo tus poesías y tu narrativa.

te felicito me gusta mucho como escribes, y te invito a visitar mi espacio donde también expreso lo que brota de mi corazón (o será de mis neuronas)

un besote ;)

AAC. dijo...

it happened to me, several times...