martes, 10 de marzo de 2009

Nueve


Encerrada voluntariamente en un baño de paredes blancas y verdes.

Salgo después con la intención de alejarme de vientos fríos y del cole.
Hoy soy un fantasma  encerrado en un lugar con las puertas y ventanas abiertas, pero encerrado, al fin y al cabo.

El aire levanta mi pelo, me desordena el flequillo y me enfría los dedos. No aguanto un minuto más por aquí.

Abro la puerta del baño en el que me escondía ilegalmente, la chica que limpia y yo cruzamos miradas, pero yo la miré más y finalmente se fue medio asustada.

Me encuentro de nuevo en aquel lugar, que ahora considero una prisión, una cámara de la inquisición.  El frío ha encapsulado mi cuerpo. Menudo día... Cuánto extraño mi cama.

Otro timbre más y me lanzo por la ventana

El frío ya no tiene piedad conmigo.

Estoy enfadada, cansada, jodida, callada, impaciente, aburrida y HELADA.

Quiero que me vengan a recoger ahora!


No hay comentarios: