sábado, 12 de diciembre de 2009

doctor



me excitas - si estás cabreado, me excitas- si me dejas de lado
me excitas -
quiero tu desprecio

me excitas


Elevémonos hasta llegar a lo más profundo del infierno.
Dame una caricia, un beso, un abrazo, mírame.
Hazme volar.



miércoles, 2 de diciembre de 2009

crápula



    Es fácil saborearte  mientras llueve.
En tu lengua degustaré gotas de alcohol, desordenarás mi pelo
y te diré que no
mil veces.
Aunque sería mejor huir, llorar, gritar, matar.
Debí advertirle que me hacía daño,
que el fin siempre deja heridas en el alma,
- y que existe el fin -
pero me dejé llevar por un beso-engaño,
por un anzuelo...
Ahora  me gusta caminar con él, comer con él, comer de él.
Hambre voraz, heliogábalo de carne.
¿Por qué acariciarte con dulzura?
si esto me hace sentir que las estrellas caen del cielo y agonizo bajo la piel alterada que cubre mis huesos.

miércoles, 18 de noviembre de 2009



18/11

Anoche volví a soñar. Me asusté, en efecto. Mis sueños suelen llenarme de pánico frío, se pegan como la neblina, se adhieren a mi piel, me infectan, me obligan a despertar sobresaltada en medio de la noche. Era un árbol, lo recuerdo muy bien. Tenía un rostro lleno de pliegues de madera y podía mover los labios y articular palabras. Su voz era gruesa y siniestra. Abrió la boca y comenzó a contar una historia. No me atrevo a relatarla, mucho menos aquí.
Estoy sola en mi casa. SOLA. Sola, de nuevo sola, aburridísima. Hay muchas cosas que una puede hacer si no hay nadie viéndola.  No tengo puchos ni dulces. Había olvidado lo que era estar en mi habitación, echada en mi cama escribiendo. Echarme en el suelo y mirar el techo. Mirar por la ventana los árboles y los cactus, los rosales. Mi casa está llena de secretos. Me gusta fantasear con cada rincón, con cada canción.

lunes, 9 de noviembre de 2009

yo sueño, tú cumples


                                           


Quedé atrapada de pronto en brazos que no eran míos, mientras cada palabra articulada era una saeta filuda que se clavaba en mi mente.


Se abrió la puerta y él me amó sin contrición, sin medida.
Llevando a cabo cada idea dormida, cada fantasía loca...

Le pedí que me cepille el pelo y me lo enredó.

Jugamos con los ojos entrecerrados , descosiendo nuestras mentes. En cada movimiento de su cuerpo yo esperaba la muerte 



Despuésdespertamosenelmediodeunabrazo,
enelpináculodeunárbol,
desnudos,desquiciadosydesvergonzados.

domingo, 4 de octubre de 2009

calígine



Ayer olvidé hundirme en el vaho, hundirme cual pincel en el vapor adherido al cristal de la ventana, dejando mis huellas dactilares impresas, formando una firma punzante con los dedos, compleja, complacida y complaciente.
La dejo como prueba de lo antojadiza que soy y que seré.
Después la imagen es atrapada en el lente de tu cámara y el flash la difumina, la excita, la hace existir, vivir para morir en tus retinas, en las mías, no sé, nonsense, mediatrices, alfas, tetas, betas, que se jodan todas--

Es mejor delirar, extraviarse en cada detalle del pasado, recordar(te, me, nos), recordar no es volver a vivir, es retar al tiempo, dejarte llevar por un momento y olvidar todo, para después sumirte en un roce inexistente por cinco minutos.

jueves, 17 de septiembre de 2009

tu dedo índice


Qué adictivo puede ser
dibujar recuerdos, la lengua como pincel, la piel como lienzo.

Comparar las pesadillas con la realidad, trazar bocetos y ver nacer un par de ojos que no conozco, no conozco a mi musa, la dibujo y no la conozco, hablo con ella y no sé quién es.
Miro retratos de gente irreverente, gente  maltrecha y deshecha.hey hey hey are you gay? are you God?

ácido arsénico, gimme more.

martes, 1 de septiembre de 2009



Entonces no creía en devaneos,
en ese entonces sólo lograban irritarme por su monstruosa, aunque seductora, insolencia.
Entonces solía dejarme llevar por el eco de las ramas sugestionadas, moviéndose levemente al ritmo del viento.
Y cerraba los ojos, cerraba el alma, tratando de extraviarme.  Yo trataba de ignorarme.


Ahora me escucho, vuelvo a mi cuerpo, a mi vida, a mi café y a mi tarde gris.



Más gris que nunca.

sábado, 22 de agosto de 2009

risa restringida


20

Busco indicios de sangre, rastros, bultos. Algo raro en mi anatomía, algo que delate mis travesuras y delirios. A menudo me atormento con pensamientos macabros, y caigo en la cuenta de que las cosas se salieron de control. Es decir, fui yo quien se descontroló, y no importó nada, pero qué puedo hacer, caramba. Me dejé seducir, me fundí en un beso, embriaguez violeta, estridente fulgor. Me extravié. Entonces cerré las cortinaz azules de una habitación y tiré piedritas al vacío, miré cómo se perdían, iracundas, resignadas. Y terminé por lanzarme con ellas, demente, colérica, dispuesta.

jueves, 20 de agosto de 2009

(y así fue como)



Caminábamos ausentes, visiblemente afectados por los pensamientos.
Abrí una cajetilla, la última, la última. Encendí un cigarrillo, el último también.
Miré las enredaderas en las paredes, los árboles a ambos flancos con las ramas indecentemente enredadas, las hojas perfectas, diminutas y verdes.
Mis intenciones no estaban claras, al menos yo no sabía qué pretendía hacer. Uno suele olvidarse. Uno siempre olvida. Y ese día mi mente se congeló y no supe qué decir. Quizá estaba muy envuelta en mis pensamientos. Quizá otra vez inventando sueños, inventando cielos, no wave, ecos, extravagancia.  Quizá otra vez me enredé en cada centímetro de mi noche fría, como uno se enreda en su propia esquizofrenia, como uno cuando se marchita como una flor o cuando la tacita de mocca hirviente cae sobre tus piernas.  Dieciocho de junio, Billie Holiday, Marlboro rojo, impasible ¿Quién? 

Es verdad que a veces soy otra, y cuando lo abrazo no siento mariposas, siento... Eso solo lo sé yo. Y la lluvia cae mientras nos besamos. Es que la nicotina no sabe a nada, no sabe a nadie
y yo muero de miedo, muero de hambre.
Es que tengo ganas de darte un abrazo fuerte que succione tu alma, y atrapar tu lengua en un beso frenético, porque en tus labios muere la ansiedad que no me deja dormir y la nostalgia que me mata.  Es que caminábamos y yo no podía creerlo, no podía. Y miré la luna, y me perdí.

Es que te amo

sábado, 8 de agosto de 2009

tulipán



Irrumpiste en mi vida robando espacio, robándome caricias, robándome besos.
Te amé no una, te amé mil veces, acabé adicta, con una resaca maldita tras tus abrazos, la aspirina para el dolor de cabeza resultó siendo un beso, un beso que más parecía la recaída.
Y convalesciente te recibí entre mis brazos, bajo la franela de tu polera.
Te recibí temblando, con los ojos entreabiertos y las mejillas rojas, calientes, te abracé en la oscuridad, procurando no llorar, sintiendo como mis ojos vidriosos se resistían a derramar lágrimas, no lloré, no lloraré, por ti no.

¿Eres algo?
Fuiste la cura inmediata, casi mágica, a esa pena que me tenía doblegada por años.


Tuvo que ser mayo, fue mayo,
Ya es muy tarde, te 

miércoles, 3 de junio de 2009

666


Empecé Junio con los ojos inyectados en sangre, ebria de ira. Temblaba y me atragantaba al gritar, llenaba de aire mis pulmones para gritarles a todos, para seguir llorando.

Fue la noche más triste, la noche más agria. Después de una hora yo seguía llorando, gritando que me largaría de la casa, que nunca me encontrarían. Mi padre salió tirando la puerta, mi madre se sentó a mi lado mientras yo soltaba las últimas lágrimas de cólera, indignadísima.
Lloré, y en cada lágrima se iban también trozos de rabia, de dolor y de odio. Fui abortando lentamente, una a una, todas mis pasiones bajas hasta dejar de sentir por completo, porque todo lo que alguna vez sentí ya no formaba parte de mí.
Hay mucha presión sobre mí, hoy lo comprobé y ya no lloro, ahora escribo, rígida y adormecida. Ya no me asusto, ya no respondo: contemplo. Quiero dormir abrazando, morir abrazando. He quedado seca, carente de lágrimas.  En mi casa de niña feliz no hay figura paterna, en su lugar hay un sujeto sordo y gélido, indiferente.

Nunca hubo sol el primer día de Junio.
Nunca hubo luz ni amor.
Sólo palabras, como navajas,
como anatemas.
Y cuando me vi en el espejo ahogué un grito, porque nunca había visto ojos color sangre bajo pestañas empapadas.
Estoy cansada, pero no quiero dormir, temo que al cerrar mis ojos la brisa se lleve las palabras que me dijeron, y todo lo que tengo en la mente se vaya con el viento.

La brisa forzada del rocambolesco mes de Junio.

viernes, 29 de mayo de 2009

¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo?



¡Déjenme sola! Hoy tengo miedo, no quiero nada, no quiero abrazos, no quiero besos ni caricias apócrifas.  Tengo los dedos helados y veo como mi cigarrillo se consume lentamente. Soplo, y las cenizas se esparcen con gracia. Huyen. Yo también quiero ser un cigarrillo. Quiero ser consumida y dejar de ser. Así de simple. Ser pisada, o en el mejor de los casos, aplastada en un cenicero con arenita blanca. Como el cenicero del Sheraton: Arena perfumada que forma una 'S' grande. Yo camino con mi abrigo azul, con frío. Camino por el Olivar, sangrando. Me desgasto, me concentro en los árboles y en el cielo tornasolado, trastornado. Me hablan, pero yo no escucho, extraño. Extraño mi vida, esa vida que sólo llevo en sueños. Y temo caer en el mismo error. Temo perderme por culpa de una ofuscación momentánea, un desvarío pasajero, una nueva droga en mi vida.
Y yo me pregunto si podré con todo ello.

jueves, 30 de abril de 2009

7


No tengo miedo de mirarte.
Amarte de pronto y olvidarlo luego,
olvidarlo todo.


Recordar cuando quiero, recordar sólo lo que quiero.
Temo sentirte, temo adorarte y perderme.

Temo quererte.

jueves, 9 de abril de 2009


hasta que los dedos sangren y las neuronas griten, agridulces,

cuando haya una angustia
escribiremos
cuando haya confusión
escribiremos
Cuando tengamos que estudiar, no lo haremos
¡ESCRIBIREMOS!

Nada en el mundo es más reconfortante y acertado que hundir el bolígrafo, cual puñal, sobre el papel y soltar...

nada  me alimenta más, nada me gusta más, nada me activa ni me doblega tanto como inmortalizar un pensamiento en papel para revivir después todas las emociones de un momento.

miércoles, 25 de marzo de 2009

veinticuatro de marzo


Me introduzco en cuadros de pintura, creados pacientemente sobre trupanes desgastados
.

Me rodeo de manflas risueñas y semidiosas semidesnudas... caballeros deformes y románticos, ciudadelas étnicas y poéticas, coloridas y alegres, paisajes sublimes y subliminales, ingenuos e ingeniosos...

Salgo de mi traslador mágico para retomar mi propio cuerpo y encerrarme en 238 huesos nostálgicos.

Ato mis venas azules, cual cables, clorofila guinda, sabor a revolución y tristeza.

Desato pasadores, desabrocho el bra, levanto la sábana y la dejo caer sobre mí.


Me recuesto en la cama de mi hermoso cuarto de princesa degenerada y feliz.

martes, 10 de marzo de 2009

título de la entrada


yo tomé bencina y sigo viva,
sigo contando los días, qué estúpido es todo esto.


quiero sentir que estoy más que viva: creer que estoy lista,  dispuesta


para otro beso-promesa-caricia-tequiero.

pero no lo estoy.

*

Nueve


Encerrada voluntariamente en un baño de paredes blancas y verdes.

Salgo después con la intención de alejarme de vientos fríos y del cole.
Hoy soy un fantasma  encerrado en un lugar con las puertas y ventanas abiertas, pero encerrado, al fin y al cabo.

El aire levanta mi pelo, me desordena el flequillo y me enfría los dedos. No aguanto un minuto más por aquí.

Abro la puerta del baño en el que me escondía ilegalmente, la chica que limpia y yo cruzamos miradas, pero yo la miré más y finalmente se fue medio asustada.

Me encuentro de nuevo en aquel lugar, que ahora considero una prisión, una cámara de la inquisición.  El frío ha encapsulado mi cuerpo. Menudo día... Cuánto extraño mi cama.

Otro timbre más y me lanzo por la ventana

El frío ya no tiene piedad conmigo.

Estoy enfadada, cansada, jodida, callada, impaciente, aburrida y HELADA.

Quiero que me vengan a recoger ahora!


sábado, 28 de febrero de 2009




Time to panik

Para mí eres un halo
un sorbete, una probeta,
un hombre sin falo,
un ser mágico,
armonista,
un hedonista,
acero hendible, un herbazal inaccesible,
con suerte de que te escriba,
porque me gusta escribirte.

Atajos mentales
28 de Febrero,2009. 12:23 p.m. 

Tengo un problema y cuarenta y ocho horas, tengo cuarenta y ocho horas y lo único que hago es imaginar que todo va a salir bien... osea, no tengo tiempo, tengo un problema y cuarenta y ocho horas, pero no tengo soluciones. Tengo canciones acústicas y solos interminables y encantadores, tengo ganas, problemas y pocas horas. y por ahora, eso es todo lo que tengo.



sábado, 21 de febrero de 2009


No voy a escribirle un soneto más al rumor vacío de tu alma. Voy a portarme mal y dibujar mil travesuras en las paredes risueñas de mi cuarto; Aprovecharé la noche y traeré un recuerdo ácido de nuestro pasado a mi presente, es momento de intentar extrañarte.
Sigue permaneciendo en mí aquella fragancia molestosa del verano que ya muere, sigo envenenada y envenenando, tu perfume me da asco, yo abro los ojos como enajenada, en medio de la calle, buscando de dónde viene.

domingo, 1 de febrero de 2009

M


El cielo gritaba y yo corría asustada.
Y las calles oscurecían con cada paso frenético.
Mujer noche, te volveré a infectar,

Oh, claro que navego, claro que sí,
Porque eres la clorofila en mis venas,
El brillo en mis ojos,
el vapor en mi café,
las líneas en mis manos,
las huellas en mis dedos
el virus en mi computadora…


Malva…