martes, 29 de julio de 2008

diagnóstico

Mirando todo lo que podía ver,
Sentí un golpe en el pecho,
Y un sonido extraño
Se quedó helado e inmóvil por siempre en mi memoria.

Pareció volver a mis ojos el brillo
Aquella tarde en que te soñé
A mi lado, como siempre te antojé,
Y mil veces por eso te maldigo.

Amor, amor, te admiro,
Te miro y te detesto,
En menos de un minuto me denigro
En menos de un segundo me lastimo
Me dejo de querer y a ti... te quiero.

Desenfreno absurdo el de tus labios,
Te hacen ver horrible y tierno,
El odio transformado en llanto,
el llanto y el concepto necio del amor
me hace ver la realidad con amargura,

deja de lado mis sentidos,
Y la culpa, absolutamente tuya.